QUEJAS

QUEJAS

Habiendo alcanzado los treinta y cuatro años, me doy cuenta de que ya tengo un poco de perspectiva de mi propia vida, y que, por suerte o por desgracia, estoy más alerta de mis propios pensamientos, sentimientos, creencias y en general de cómo interactúo con el...