15 – 4 DE JUNIO

Sábado once de junio de 2022, faltan cuatro días para cumpleaños, pero eso da igual, el caso es que hoy tenía una cita con dos personas. La primera con Manuel, la segunda con Roberto, y las dos eran al mismo tiempo. Sí, Manuel soy yo y Roberto es el Robe y pagué por esa cita. Fui al concierto solo, hace tiempo que dejé de no hacer las cosas que quiero hacer porque no tenga con quién hacerlas. Ya no espero a nadie, ya no espero nada. Mi tiempo se acaba, los trenes pasan y las experiencias no se repiten.

Después de una hora abriendo la boca solamente para cantarle al aire, llega el descanso y aprovecho para mear, beber y sentarme.
Pasan menos de dos minutos cuando una chica me pide permiso para sentarse a mi lado.

  • Por supuesto, siéntate, el suelo no es mío.

Ella se sienta y justo delante de sienta otro chico. No tardo en darme cuenta de que no es un chico normal. No mira normal, no se mueve normal y no actúa normal. Sin preguntar, ella me dice que el chico se agobia con tanta gente, que le da miedo. ¿Por qué le pasa eso? Quiero saberlo, quiero saber qué le ha pasado para que sea así.

  • Tengo discapacidad en la visión, con un ojo no veo nada y con el otro tan solo un 30% – Me cuenta.

Nada más decirme eso le preguntó si puedo hacerle una pregunta trascendental.

  • Sí, por favor. – Contesta.
  • ¿Crees que por motivo de tu visión reducida juzgas menos a las personas? – Le pregunto.
  • Sí, sin duda. De hecho, me la pela demasiado las apariencias y he tenido problemas por ello, pero ¿Cómo se te ha ocurrido esa pregunta? – Dice él sorprendido y sorprendiéndome.
  • Bueno, el caso es que me pienso y cuestiono todo y alguna vez me he preguntado si sería más feliz teniendo menos capacidades, como por ejemplo siendo ciego. Me pregunto si juzgaría menos.
  • No sé si serías más feliz, pero juzgarías menos. Aunque también te digo que es necesario juzgar por las apariencias. Yo nunca lo hice, siempre pensé que todo el mundo era bueno hasta que tuve una mala experiencia.
  • ¿Qué pasó?
  • Bueno, estaba en la universidad y quise hacer un reportaje sobre la inmigración, así que fui a un barrio concreto a buscarla y me junté con cuatro inmigrantes que parecían buena gente. Al final no resultaron ser tan buenos, pues me llevaron a un parque, me robaron la cámara, las zapatillas, el abrigo, la cartera y hasta las gafas que luego tiraron por ahí. Para hacer todo eso me estrangularon y perdí el conocimiento. Cuando me desperté ya no tenía nada. Después de eso me encerré en casa y empecé a fumar porros, tenía mucho estrés. Tras tres años de terapia, ya lo tengo más o menos superado, aunque es por eso por lo que no estoy cómodo con tanta gente. Y bueno, ahora fumo por placer, no me gusta el alcohol.

Nada más contarme eso empiezo a sentir una lástima que termina por transformarse en fuego de rabia y reafirma mi teoría de que la humanidad solo puede salvarse con la extinción.

Ya con la segunda parte del concierto empezado, me pierdo entre la masa mientras la conversación se ha quedado grabada en mi cabeza. Me meto entonces en el pogo dónde todo el mundo se empuja entre sí y me siento invencible en los barrizales de la primitiva humanidad.

Terminado el tema animado, tras la tormenta llega la calma para traer un mensaje.

Los poetas no somos filósofos. Los poetas tenemos el don y el deber de transformar todo lo que nos ocurre en luz, o en fuego.

No sé siquiera si es eso exactamente lo que ha dicho, pero eso es lo que a germinado en mí y lo que he trascrito yo.

De camino a casa compro un par de porciones de pizza y me siento en un banco cualquiera. Me gusta observar y ver la gente pasar. Ellos me miran tanto como yo a ellos. Los oigo pensar en alto.

  • Un tío raro comiendo pizza en un banco solo a las dos de la mañana.

Soy un tío raro comiendo pizza solo en un banco a las dos de la mañana.

 

🔔¡NO TE LO PIERDAS!🔔

Déjame tu correo y estarás al tanto de todo lo que publico y además recibirás un 25% de descuento para tus compras. Tranqui, prometo no spamear 😉.

Categorías

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TÉ ROJO

TÉ ROJO

He tenido una experiencia, una experiencia ordinariamente especial.En un miércoles cualquiera he tenido una cena normal, con un vino normal, en una casa normal de una ciudad normal, pero con una...

leer más
ROME IS BURNING

ROME IS BURNING

Rome is burning, he said, as he poured himself another drink. Yet, here I am knee deep in a river of pussy. Here it comes, she thought. Another self-indulgent,...

leer más
AGUA

AGUA

Tengo sed así que me acerco a una máquina expendedora en busca de un agua. Suerte que llevo monedas en el bolsillo, me da por culo cambiar billetes para paradójicamente tener monedas. No me gustan...

leer más

Subscríbete